«Viajando con Arawak desde el sofá»: Zamora- Tercer y cuarto día

Vamos hoy con un poquito de naturaleza y para ello nos dirigimos hacia el Parque Natural Lago de Sanabria (oficialmente Parque Natural Lago de Sanabria y sierras Segundera y de Porto), cuyo origen se sitúa en las fases más frías de la era Cuaternaria. Hace 10.000 años terminó la glaciación y la lengua glaciar se retiró dejando al descubierto amplios y profundos valles, circos glaciares, rocas aborregadas, estrías glaciares, morrenas, el lago de Sanabria y más de 20 lagunas diseminadas por la sierra.

El Lago de Sanabria es el mayor lago glaciar de la Península Ibérica, con 369 hectáreas de superficie fluvial (aproximadamente, 1,5 Kms de ancho por 3 Kms de largo) y una profundidad máxima de 53 m. Está enmarcado en una cuenca exorreica donde el río Tera constituye el principal sistema hídrico de entrada y salida. A unos 2 Km, por encima del lago, el río Cárdena y el río Segundera se unen al río Tera como sus primeros afluentes. Estos dos ríos cuentan con seis embalses que conforman la cuenca hidrográfica del lago, con una gran cantidad de humedales y lagunas de pequeña extensión. El lago cuenta con varias playas de arena y piedra entremezcladas con árboles, donde se permite el baño y la pesca.

San Martín de Castañeda y Lago de Sanabria, Zamora. Por LFRabanedo

Nuestro recorrido comienza ascendiendo a la zona alta del parque para contemplar alguna de las otras lagunas glaciares, como la Laguna de los Peces, la mayor de las lagunas de la zona y que normalmente permanece helada y con nieve a su alrededor en los meses invernales . Y muy cerquita se encuentra la Laguna de las Yeguas, que es la siguiente en tamaño. Un prado rodeado de montañas donde, con suerte, veremos alguna de las muchas aves que sobrevuelan el parque. De bajada haremos una parada (si el tráfico nos lo permite) o bajaremos despacio para poder tener una preciosa panorámica del Lago de Sanabria tal y como se ve en la foto.

Llegamos a San Martín de Castañeda, situado junto al lago. Probablemente este pueblo se originó en el siglo VI durante el período suevo visigótico. Es considerado «el balcón de Sanabria», por las espectaculares vistas hacia el Lago y parte de la comarca. Una placa situada a la entrada del pueblo recuerda el paso de Miguel de Unamuno que, inspirándose en estos parajes, publicó en 1931, “San Manuel Bueno, mártir”; donde se recogen dos poemas: uno referente a San Martín de Castañeda y otro sobre la leyenda de Valverde de Lucena, localidad que se dice se encuentra bajo sus aguas. Este lugar influyó para que los monjes del Císter construyeran aquí su monasterio en el siglo XVI, del que se conservan parte y que actualmente es Centro de Interpretación de la Naturaleza, donde además de disfrutar de lo que queda del edificio antiguo, podemos conocer un poco más del parque conociendo su historia y realizando un recorrido por una senda en la que observamos más de 80 especies botánicas autóctonas y un huerto ecológico al más puro estilo sanabrés.

Centro de interpretación del Parque de Sanabria

Ahora tendremos que comer algo, ¿no? Y para eso, lo mejor es probar la ternera autóctona de San Martín de Castañeda, los habones de San Martín, el caldo sanabrés (o caldo de berzas), las truchas del rio Tera o el pulpo a la gallega. ¡Todo, exquisito!

Ahora nos vamos a realizar un crucero por el lago en el primer catamarán eólico-solar del mundo, para conocer la flora, fauna y geología del Parque Natural de Lago de Sanabria. Durante el trayecto, los técnicos de la Estación realizan la interpretación subacuática del glaciar, con inmersión de científicos-buceadores incluída, a los que se les puede preguntar en tiempo real sobre la fauna, flora, geología y restos etnográfico-arqueológicos a través de un sistema de radiocomunicación desde una cubierta acristalada. Podemos disfrutar incluso de un aula tecnológica eólico-solar recogida de plancton para su interpretación con el microscopio de a bordo y equipos de sonar. Y nuestra experiencia finaliza con una degustación de sidra local sobre un embarcadero-mirador.

Crucero por el Lago de Sanabria

Acabamos el día acercándonos a Ribadelago Nuevo, con construcciones típicas sanabresas de tejados de pizarra, balcones de madera y elementos de piedra centenarios. Ribadelago Viejo es conocido por la trágica inundación de 1959 ocasionada por la ruptura de la presa de Vega de Tera, cuando se escaparon 8 millones de metros cúbicos de agua embalsada. El pueblo de Ribadelago, situado apenas a 8 kilómetros río abajo, quedó inundado y arrasado en pocos minutos llevándose la vida de 144 personas. De esta forma, se convirtió en la segunda mayor tragedia en España en cuanto a víctimas mortales por la rotura de un embalse. El Ayuntamiento de Galende, una localidad cercana, levantó en el año 2009 un monumento para conmemorar los 50 años de la tragedia. Se trata de una escultura realizada en bronce por el escultor zamorano Ricardo Flecha. La obra representa a una madre sanabresa de la época que protege con su toquilla a un niño y a los pies se puede ver una escultura con los nombres de las personas fallecidas.

Monumento

Terminado nuestro día de hoy, nos a nuestro alojamiento para recuperar fuerzas y disfrutar de la noche de la provincia de Zamora, donde hace fresco en pleno agosto, y a veces frío.

Vamos a finalizar nuestro recorrido por parte de esta preciosa provincia conociendo otra joya de la corona, la Villa de Puebla de Sanabria, declarada Conjunto Histórico-Artístico y uno de los “pueblos más bonitos de España”. Su situación hizo que desde antiguo fuera una villa aforada, fortificada y amurallada, lo que le dió un notable protagonismo a lo largo de los siglos y generó un rico patrimonio arquitectónico y monumental en un notable nivel de conservación. El casco antiguo se asienta sobre un cerro en la confluencia de los ríos Tera y Castro.  Entramos a la villa precisamente cruzando el puente sobre el río Tera para subir por la calle Arrabal y encontrarnos con las primeras casas de piedra y casas con entramado de madera y la fuente del Pilón, al más puro estilo medieval. Cogiendo la calle Costanilla nos dirigirnos hacia el castillo entre maravillas casas señoriales, algunas de ellas blasonadas, de piedra, madera y pizarra con balcones acristalados para disfrutar del sol pero no del frío, llegando a la Plaza Mayor con su Ayuntamiento, o Casa Consistorial, de la época de los Reyes Católicos (siglo XV) construida en estilo isabelino y con plantas porticadas por arcos de medio punto. A los lados, podemos apreciar dos torreones con tejados puntiagudos cubiertos con pizarra.

Plaza Mayor de Puebla de Sanabria

También nos encontramos con la Iglesia de Santa María del Azogue, románica del siglo XII, aunque con diferentes modificaciones en siglos posteriores. Es de planta de cruz latina, con cabecera, contrafuertes y crucero con bóvedas de crucería. La puerta meridional, bajo un porche, entre la torre y el brazo sur del crucero, tiene tres arquivoltas de medio punto abocinadas sobre jambas. La otra puerta, la occidental, tiene cuatro arquivoltas apuntadas con columnas y estatuas adosadas, con el atuendo de la épica, realizadas en piedra pizarrosa, mientras que el resto es de granito. Sobre su clave se ve empotrada una cabeza de caballero barbado. Los capiteles románicos de la puerta muestran decoraciones de tipo vegetal y el tema bíblico de Adán y Eva tentados por la serpiente. El interior es gótico y destaca bajo el atrio una pila bautismal románica, del siglo XIII, de granito con figuras talladas en el frontal. Pegada a ella se encuentra la Ermita de San Cayetano, barroca del siglo XVIII, en memoria de Lucas García Ossorio y dedicada a la resurrección, con una fachada ricamente decorada con escudos y rosetón que contrasta con la sobriedad del entorno.

Iglesia de Santa María del Azogue y Ermita de San Cayetano

Y en seguida, el Castillo de los Condes de Benavente, construido en el último cuarto del siglo XV por Rodrigo Alonso de Pimentel y su esposa doña María Pacheco sobre las ruinas de una vieja fortaleza. El Castillo está construido en sillería de granito, con planta regular y la Torre del Homenaje, llamada popularmente “El Macho”, con unas vistas espectaculares sobre el río Tera. Ha tenido usos diversos como cárcel municipal, almacén de paja o gallinero, y actualmente tiene un uso cultural al instalarse en la Biblioteca, la Sala de Exposiciones y el Salón de Actos. Desde el año 2006, la Torre de Homenaje alberga el Centro de Interpretación de las Fortificaciones y la Casa del Gobernador es el Centro de Recepción de Visitantes y Oficina de Turismo. De imprescindible visita.

Castillo de Puebla de Sanabria

Seguimos nuestra visita con el Museo de Gigantes y Cabezudos, 33 cabezudos y 10 gigantes que forman parte del patrimonio inmaterial de esta villa desde mediados del Siglo XIX cuando comenzaron a desfilar por las calles en las fiestas de las Victorias, con sus maravillosas calles empedradas y llenas de flores.

Y llega la hora de comer: trucha asalmonada, setas de temporada, carne sanabresa, legumbres y por supuesto, queso zamorano, y de postre ¿tarta de queso casera?

Volvemos a coger el autocar para dirigirnos a nuestra última parada antes del regreso a Madrid. Vamos a conocer Santa Marta de Tera, con su magnífica iglesia, una de las más antiguas de España y una verdadera joya del románico. En la Plaza Mayor del pueblo y en pleno recorrido del Camino de Santiago, nos encontramos con esta iglesia románica construida a finales del siglo XI sobre un monasterio mozárabe. De planta de cruz latina y cabecera recta, resulta excepcional en el estilo románico de la región. Con sillería de pizarra, es de nave única con tres tramos y crucero culminado en un cimborrio. La cabecera es con bóveda de cañón y rematada con testero recto. En su portada se puede ver una interesante iconografía con dos figuras en alto relieve, una de ellas de Santiago Apóstol y la otra podría ser de San Juan.  Y en el postigo septentrional del transepto, podemos ver otra figura con la cabeza partida pero la más completa hacia los pies, le de Judas Tadeo. De la decoración interior merece la pena destacar la belleza de los capiteles, entre los que hay que mencionar el de Santa Marta y la Adoración de los Reyes Magos.

Santa María de Tera

En 1996 se descubrió que se produce un fenómeno lleno de magia aquí. En los equinoccios de primavera y otoño, a las 8:00 (hora solar), el sol entra en la sala a través del óculo de la cabecera e ilumina el capitel de la Ascensión situado a la izquierda del ábside con la imagen, probablemente de Cristo, envuelta en una mandorla.

Imagen de la Luz

Aquí termina nuestro viaje por Zamora. La semana que viene tenemos guardada una sorpresa que creemos os va a encantar. Más hacia el norte de nuestra preciosa tierra española.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *