«Viajando con Arawak desde el sofá»: La Ruta Transpirenaica_Días 1 y 2

Hoy vamos a presentaros uno de los viajes que realizaremos este verano 2020: La “Ruta Transpirenaica”, parte de un recorrido de 800 km entre el mar Mediterráneo y el mar Cantábrico por la vertiente sur de los Pirineos. Para que no se nos haga pesado el viaje, vamos a comenzar viajando desde Madrid a Lérida en AVE para, a nuestra llegada, coger un autocar que nos llevará hasta el maravilloso Parque Nacional de Aigüestortes y Estany de Sant Maurici, de gran valor biológico, en el que gran parte de su territorio sobrepasa los 1000 msnm (metros sobre el nivel del mar), con picos que superan los 3000 metros, y donde abundan los lagos de origen glaciar cuaternario. Uno de ellos es el precioso Lago San Mauricio (Estany de Sant Maurici en catalán). Para llegar allí iremos hacia la localidad de Espot, puerta de entrada al Parque, al este del río Noguera Pallaresa, en la comarca catalana del Pallars Sobirá. Dentro de su término se encuentra el macizo de Los Encantados.

Lago San Mauricio

En Espot cogeremos unos coches 4×4 para subir hasta el Lago San Mauricio, situado a 1.910 metros de altura disfrutando de todo el recorrido hasta llegar al parking junto al lago, natural en origen, y agrandado después para construir una presa que garantizara el abastecimiento de agua de la zona. Ahora tiene alrededor de 1.100 metros de largo y 200 m de ancho . Allí realizaremos un bonito recorrido para conocer el entorno y veremos los picos de “Els Encantats“ reflejados en el lago si no hay viento y con el agua en calma.

Els Encantats

Después de disfrutar de esta maravilla, nos dirigiremos por el sendero que bordea el lago por la derecha en dirección a la Cascada de Ratera, cruzando por un camino con diferentes arroyos que bajan al lago entre pinos negros, abetos y serbales. A poco más de un kilómetro nos encontramos con la Cascada de 100 metros de altura y un pequeño mirador de madera desde donde podremos hacernos una foto. Para aquellos que no estén cansados, pueden subir un poquito, aunque la pendiente ya se acentúa, para tener unas bonitas vistas del lago y bajar por la otra parte del sendero haciendo una ruta circular. Si no apetece demasiado, nos volvemos por el mismo camino de regreso al lago.

Cascada de Ratera

Volvemos a Espot para comer algo rápido y pasear por este pueblecito dividido en dos por el río Escrita. Al final del pueblo de casas de piedra y tejados de pizarra, nos encontramos con un puente románico y la iglesia parroquial de Santa Llogaia, de una planta y con un campanario cuadrado con tejado piramidal.

Espot

De camino hacia nuestro alojamiento de la primera jornada, paramos en el Puerto de la Bonaigua, a 2.072 metros de altura, para disfrutar de espléndidas vistas sobre todo el Valle de Arán para llegar a Viella, bonito pueblo de montaña donde cenaremos y pasaremos noche para coger fuerzas.

Viella

Tras un fortificante desayuno, hoy nos vamos a dedicar a conocer el Valle de Arán, o Val d’Aran, el valle de los valles, preciosa comarca donde el 30 % del territorio está por encima de los 2000 metros de altitud. Para más detalle, vamos a conocer el «Románico del Valle de Arán». Comenzamos nuestro recorrido con la iglesia de San Pere de Escunhau, del siglo XI, iglesia parroquial, con advocación a San Pedro, que está formada por una nave asimétrica con ventanales góticos, con el techo plano y el transepto con bóveda de crucería y adosado al muro de poniente, una torre campanario del siglo XVII. Destaca especialmente por su portada románica, del siglo XII, formada por tres alquivoltas de arco de medio punto, sostenidas por dos columnas a cada lado, con capiteles decorados; tres con pequeñas cabezas humanas y el cuarto con elementos que recuerdan las escamas de un pez. El tímpano está ocupado por un relieve en piedra de Cristo en la Cruz. Ajedrezado en varias decoraciones. En el interior destaca la pila bautismal, también románica, con toscos bajorrelieves y digna de apreciar. Es una pila de agua bendita con decoración vegetal.

Iglesia Sant Pere de Escunhau

Regresamos a Viella para conocer la Iglesia de Sant Miquel, en cuya construcción se notan diferentes tendencias por sus variados retoques a lo largo de los siglos XII (original) hasta el XVIII, siendo un ejemplo de arquitectura de transición entre la estética románica y la gótica. La iglesia es de una sola nave con bóveda de cañón, con una portada de acceso del siglo XIII, estructura precedida por un pequeño pórtico con bóveda de medio cañón que forma el nivel más bajo de la torre campanario. Es un arco de medio punto con cinco arquivoltas muy apuntadas que se sustentan en columnas, donde los capiteles del lado de poniente tienen formas antropomorfas, mientras que los de oriente son motivos vegetales. En las arquivoltas figuras donde se desarrollan diversas escenas de la Biblia como la Resurrección, la Gloria o el Juicio Final, además de santos, músicos y apóstoles. En total 59 figuras y, en el centro del tímpano: San Miguel, la Flagelación de Jesús y la Curación de un enfermo. En el interior destaca especialmente en la segunda capilla de la derecha, el Cristo de Mijaran, del siglo XIII, una pieza románica de madera de las más preciadas del valle, un fragmento del descendimiento de la cruz y un retablo gótico del siglo XV.

Iglesia Sant Miquel de Vielha

Daremos un paseo por esta pequeña ciudad entre montañas, Viella, con edificios antiguos que aún conservan la característica arquitectura aranesa; fachadas de piedra vista, ventanas y puertas de madera y tejados de pizarra. Sus calles estrechas, sus calzadas de piedra, las iglesias góticas sobresaliendo por los tejados de las casas y las flores en los balcones, son algunos de los atractivos que dotan de encanto a este pueblo bañado por el río Garona. Y, como se nos hace hora, tendremos que probar también la gastronomía aranesa, con platos como la famosa Olla Aranesa o la Truhada o el Civet, que reúnen siglos de historia y tradición. ¡Contundentes!

Para bajar un poco esa comilona, nos acercamos andando al precioso y pequeño pueblo de Gausac, para recorrer sus empinadas y acogedoras callejuelas, con la iglesia de estilo románico -gótico de San Martín de Tours, construida entre los siglos XIII y XV. Muy cerquita se encuentra el bosque de Baricauba, uno de los mayores bosques de abetos de la Península Ibérica,

Gausac

De regreso volvemos a coger el autocar para ir a otro pequeño y encantador pueblo, Salardú, donde conoceremos la iglesia de Sant Andréu, de estilo románico de transición del siglo XII y XIII, similar a las otras que hemos visto, pero con una de las tallas románicas de Cristo más valiosas de la zona, el Cristo de Salardú, un Cristo sufriente, con la sección triangular de las piernas y los rasgos característicos de la iconología religiosa románica. La portada, concebida en cinco arcos en degradación cobijados por un guardapolvo, presenta una decoración compuesta principalmente por motivos vegetales. El Campanario es uno de los más sobresalientes del Valle, del siglo XV y con un carácter fuertemente defensivo.

Salardú

Y acabamos el día con Santa María en Artíes, Monumento Nacional y joya del románico aranés, situada en un punto elevado donde también se encontraba el castillo de Arties, del cual solo se conserva una torre. Es un edificio de planta basilical de tres naves encabezadas por tres ábsides de los cuales solo se conservan los dos laterales, semicirculares. Tiene una espléndida torre gótica de cinco pisos con un gran reloj, y en su interior se pueden contemplar varios retablos barrocos del los siglos XVII y XVIII. Conserva dos portadas de acceso, una en el muro de mediodía y la otra mirando a norte. La portada que se abre a la fachada norte exenta de tímpano, presenta seis arcos de medio punto adovelados en degradación, con motivos decorativos como el ajedrezado y los botones semiesféricos. La puerta que abre a sur, comunica con el cementerio y está configurada a partir de tres arcos de medio punto en degradación. La huella de la época gótica en Santa Maria de Arties queda expuesta en las pinturas murales representadas en el techo del presbiterio y en la ejecución de un retablo recientemente restaurado, originario del siglo XV, donde se representan diferentes escenas bíblicas de la Virgen María, una obra maestra de la pintura gótica.

Artíes

Aquí terminamos por hoy. Dos días de naturaleza y arte, un buen ejemplo de nuestro patrimonio natural e histórico-cultural. Nos vemos mañana para continuar con más sorpresas de este viaje maravilloso.

Una respuesta a “«Viajando con Arawak desde el sofá»: La Ruta Transpirenaica_Días 1 y 2”

Responder a Ángeles Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *